ABRACADABRA

El gobierno de Javier Lambán presenta el proyecto de Ley de Presupuestos para el 2016. En realidad lo llaman Ley de Mantenimiento de los Servicios Públicos. Un eufemismo más para intitular las cuentas de Aragón y sus prioridades.

Hablemos de cuentas y prioridades. Las primeras corresponden al trilero Gimeno, quién después de años de experiencia en dejar el Ayuntamiento de Zaragoza como un solar, tiene que cuadrar ahora en el Pignatelli algo que sea creible para Hacienda, que no lo olvidemos, es el tutor e interventor de lo que nos gastamos por estos lares.

Con un déficit y una deuda desbocados, se preguntarán de donde demonios van a sacar el dinero para tanto gasto social como prometen. De la chistera de don Fernando Gimeno , de ahí va a salir un conejo llamado subida de impuestos, otro llamado ingresos procedentes del Estado, y el último de la fabrica propia llamado ingeniería contable, o el papel lo aguanta todo.

Con un déficit y una deuda desbocados, se preguntarán de donde demonios van a sacar el dinero para tanto gasto social como prometen.

Al fin y al cabo, son pre-supuestos, que luego quedan en lo que quedan, y entonces nadie pregunta.

Y las prioridades, esas que cada gobernante debe establecer en base no solo a su programa, sino a la realidad con la que se encuentra al llegar al poder.

En el caso de Lambán,  es Podemos y Echenique los que marcan la pauta, en plan extorsion mafiosa. Que quieran aumentar el gasto social tanto es discutible desde una óptica liberal conservadora, ya que las políticas del todo gratis nos han traído a este agujero negro llamado crisis del que  empezamos a sacar la “cabecica”, con apuros, cual gato en gatera estrecha.

Deja un comentario