AMARÁS A PODEMOS SOBRE TODAS LAS COSAS

Podemos ha presentado sus diez mandamientos laicos. El decálogo de sus líneas rojas movibles que Echenique le enseña a Lambán. Todo ello elaborado en los círculos. Por lo tanto con el sello de calidad de la verdadera democracia, la suya, la de la gente valiente y decente. Estos no tienen abuela, y fuera de su idea de democracia no hay nada, el abismo sideral.

Hablan de una ley contra la corrupción, no trabajar con bancos que desahucien, menos altos cargos, nuevas clausulas sociales en contratación, reducción de listas de espera, paralizar la LOMCE, cambios en la televisión pública aragonesa y un nuevo impuesto verde a las hidroeléctricas.

Ah, y crear un observatorio ciudadano supervisor, una especie de inquisición social. En diez propuestas cabe más de una boutade. La estupidez es mal común, en la vieja y en la nueva política

“La estupidez es mal común, en la vieja y en la nueva política”

Todo este listado, esta carta a los Reyes Magos republicanos, nos situarían en la radicalidad bolivariana, que no se le olvide a nadie, es la esencia de Podemos. Ya cansa tanta piel de cordero impregnada de transversalidad y socialdemocracia. Entre las propuestas más de una se salta la ley a la torera, y un partido socialista centrado y más que centenario nunca debería tragarlas. Pero en los últimos días y por amor al poder, el PSOE se echa en brazos de Podemos y se radicaliza. Esto es una evidencia. No se puede estar en el centro y en la izquierda radical, en misa y repicando.

“Esto es una evidencia. No se puede estar en el centro y en la izquierda radical, en misa y repicando.”

A los socialistas les gusta cómo suena la sintonía, pero la letra es otra cosa. Paralizar la LOMCE, aumentar las becas de comedor, reducir las listas de espera están en su programa. Eso sí, ni Podemos ni socialistas nos dicen de dónde saldrá el dinero para todo ello. El aserto de que el dinero público no es de nadie, muy progre, vuelve a sobrevolar Aragón después de años de austeridad obligada y necesaria para salir del sumidero en el que nos dejó Zapatero.

LAMBAN--644x362

Si hay o no sillones en juego, lo empezaremos a ver en la constitución de la Mesa de las Cortes de Aragón. Podemos insiste con obsesión en que no descartan la investidura de Echenique. La soberbia de éste y de sus adláteres es inaudita. El tercer partido con 14 diputados, que desde el primer minuto se arroga con prepotencia su capacidad para liderar los pactos, o de marcar quién debe negociar con ellos.

Estas son, y no otras, las formas de quienes gobiernan para la gente decente. La indignación primero y la incultura política de este país después nos han conducido a este escenario.
De aquellos polvos vienen estos lodos.

Deja un comentario