lobo disfrazado

PODEMOS: LOBOS CON PIEL DE CORDERO

Pablo Echenique, líder de Podemos en Aragón, no marca líneas rojas, pero se inventa las líneas moradas. Que una línea se difumina o no sale adelante… pues nos inventamos otra para compensar.  Que le dicen que no a la reducción de sueldos de diputados, miembros del Ejecutivo y altos cargos, pues él se saca otra línea de la chistera. Y la ocurrencia de esta semana ha sido la subida del IAI (Ingreso Aragonés de Inserción) de 441 a 655 euros. Mañana será otra cosa. ¡Marx proveerá!

Es inaceptable el comportamiento de la formación bolivariana, día sí, día también. Más que de políticos, sólo saben actuar de apuntadores, o de chantajistas al más puro estilo Chicago años treinta. Echenique y sus trece jinetes del Apocalipsis.

Esta última propuesta la exigen, la establecen como línea morada, sin saber cuál será el efecto en el presupuesto. Hay que incrementar el IAI sin estudio ni argumentación sólida. Recientemente Pablo Echenique aseveró que sería “algo así como 17 millones de euros”. ¡Qué altura!… o 18, o 19…

Desde las elecciones autonómicas en algunas terminales mediáticas se está considerado a Podemos como el corderito centrado, transversal… el de Norit. Que nadie se engañe, que la piel de lobo es su verdadera epidermis.

“cambiar el sistema Constitucional del 78 para implantar sus políticas totalitarias y romper España; y comerse con patatas al PSOE para  convertirse en el partido hegemónico de la izquierda española y aragonesa.”

Lo están demostrando en el chantaje nacional de Iglesias y su troupe en la Moncloa. Su objetivo es doble, en Madrid y en Aragon: cambiar el sistema Constitucional del 78 para implantar sus políticas totalitarias y romper España; y comerse con patatas al PSOE para  convertirse en el partido hegemónico de la izquierda española y aragonesa.

Estos son los socios de Javier Lambán, ahora que parece estar tan contento con estos chicos. Pero también son los previsibles compañeros de Gobierno de Pedro Sánchez.

Lamban y Sánchez, unidos por la necesidad imperiosa de ser presidentes para salvar su futuro político dejando atrás el hundimiento de su partido.

Deja un comentario