Personajes. Serie: Netflix

LA JUGADA “HOUSE OF CARDS” DE AZCÓN

El panorama nacional es el que marca la agenda política actual, o eso al menos es lo que piensa Jorge Azcón.

El concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento está a la espera de que su “jefe”, Eloy Suárez, deje la portavocía del grupo Popular como prometió si era elegido diputado, lo cual ya ha sucedido.

Y cuando eso ocurra, Jorge Azcón empezará a hacer aquello que tanto le gusta. Hacer política, pero esta vez sin muros, sin ninguna barrera.

Él liderará, él dispondrá y él orquestará.

Nos imaginamos a veces a un Pablo Iglesias recreándose con Juego de Tronos o The Wire como simulacro de un posible escenario político en España que tanto anhela. Pero Azcón es uno de esos frikis de la política que también le gusta recrearse con determinadas series de ficción, como House of Cards. Una serie donde todo es posible y en la que la estrategia política es primordial.

Azcón, ¿Nuestro Frank Underwood?

House of Cards nos muestra la cara oculta de la política, quizás enrevesada en exceso, pero capaz de despertar a un político de raza como Azcón.

Esa ambición por marcar la agenda política en el Ayuntamiento de Zaragoza es lo que puede hacer que Azcón se convierta en un líder.

Esa ambición por marcar la agenda política en el Ayuntamiento de Zaragoza es lo que puede hacer que Azcón se convierta en un líder. Quizá en el líder que el Partido Popular de Aragón necesita ahora, un revulsivo, un azote de la oposición. Capaz de ilusionar a su partido en Aragón desde el Ayuntamiento de Zaragoza, volviendo a un discurso que hable de ideas y de principios.

House of Cards es capaz de mostrarnos los movimientos más ocultos de la política real, y no tiene por qué suceder sólo en las entrañas de la política americana. El Ayuntamiento de Zaragoza puede ser el campo de batalla en el que se desarrolle una estrategia política que sacuda al gobierno de Santisteve.

La jugada a tres bandas

La inestabilidad política, un acuerdo ya dado entre PSOE, Ciudadanos y Partido Popular, la falta de negociación de Santisteve, la posible salida de Pérez Anadón en meses, la inexperiencia de Ciudadanos…

Hay mimbres para que en el futuro Azcón, como líder de la oposición, pueda intentar su House of Cards. Pueda intentar una moción de censura al gobierno de Santisteve, con el consentimiento de Ciudadanos y del Partido Socialista.

Todos odiamos a Frank Underwood. Todos amamos a Frank Underwood.

Eso dice el lema de House of Cards.

Azcón es capaz, con su discurso directo e ideologico, de sacar de quicio a la izquierda.

Quien sabe, quizá en el futuro en Zaragoza se diga lo mismo.

Todos odiamos a Jorge Azcón. Todos amamos a Jorge Azcón.