Opinión Editorial

por ARAGÓN CONFIDENCIAL

MIGUEL ÁNGEL BLANCO, UN EJEMPLO ESCOGIDO PARA HACER DAÑO

Esta semana Aragón Confidencial colgaba en Twitter el vídeo en el que la diputada de Podemos-Aragón, Amparo Bella, decía en referencia a Miguel Ángel Blanco: “tendría que haber mirado usted hacia atrás para ver si le iban a raptar” (sic).
El fenómeno se volvió viral de manera inmediata. Se recogió en multitud de medios y recibimos en pocas horas decenas de miles de visitas.

Miguel Ángel Blanco nos unió a todos, nos hizo ser valientes, nos hizo tener un referente común.

Todo lo que afecta a la memoria de Miguel Ángel Blanco nos moviliza a millones de españoles. Y la razón es muy sencilla: Miguel Ángel Blanco representa lo que la sociedad española fue capaz de hacer por una vez. Miguel Ángel Blanco nos unió a todos, nos hizo ser valientes, nos hizo tener un referente común. En tiempos de zozobra, de mediocridad y de conformismo, descubrimos que entre nosotros, la gente corriente, había héroes, forzados por las circunstancias, pero héroes a pesar de todo.
Seguir leyendo

ARAGÓN NECESITA UN PP RENOVADO

Pocos espectáculos son tan irritantes como el que nos están brindando nuestros políticos en este periodo postelectoral. Mientras los ciudadanos sobrevivimos en las tensiones de una crisis que se prolonga hasta lo insoportable, ellos se permiten prolongar un periodo de incertidumbre entretenidos en sus discusiones. Discusiones en las que no se debaten programas, ideas o fórmulas para mejorar la calidad de vida de sus representados, sino repartos de poder, guías para su supervivencia política o incluso reparto de sillones ¡hasta sillones físicos!
Seguir leyendo

La FE y la Razón pueden ir de la mano

LA INESTIMABLE VENTURA DE CREER.

Réplica afectuosa a “Ateo, gracias a Dios”

La lectura del artículo de Álvaro Sierra “Ateo gracias a Dios” me ha dejado una sensación encontrada. Por una parte, agradezco esa visión respetuosa con nuestra tradición humanista cristiana, sin la que es difícil entender nuestra esencia, y a la que debemos la inmensa mayoría de los valores que mantienen viva nuestra civilización. Por otra, desde mi óptica de creyente y practicante, me sabe a poco. Mientras lo leía recordaba aquel reproche que todos hemos escuchado de boca de nuestras madres, mientras intentábamos colarle los restos a medio acabar de un plato que no era de nuestro agrado: “te dejas lo mejor”.

Seguir leyendo