CORRUPCIÓN INSTITUCIONALIZADA

La mayoría de la gente, califica la corrupción como uno de los mayores males de nuestra sociedad, entendiendo por tal el comportamiento del que “se las lleva crudas” vía comisiones o recibe sobres de dinero “B”, sin embargo en éste mi primer artículo, quiero hablaros de lo que yo denomino “corrupción institucionalizada”, y que básicamente supone un trato de favor entre determinadas personas físicas o jurídicas relacionadas con el poder o “establishment”.

Un ejemplo claro es lo sucedido en aquel lejano año 2004 con el Real Zaragoza, equipo de fútbol que en su día fue adquirido por Agapito Iglesias, ilustre soriano que llegó a nuestra tierra para invertir y probablemente para aumentar su riqueza personal.

En ésa época, estaba Eduardo Bandrés como Consejero de Economía del ya célebre “Marcelinato”, y decidió que la DGA avalaría al Real Zaragoza de Agapito Iglesias en la nada despreciable cantidad de 5.000.000 de euros, frente al triunvirato financiero de la comunidad autónoma, Ibercaja, Cai y Bantierra.

¿ Se imaginan dicha situación en su empresa?, ¿Cuánto dinero habrían podido invertir en crear puestos de trabajo, en I+D, en internacionalización?.

Curiosamente en dicha fecha, Eduardo Bandrés era a la par Consejero de PLAZA, y Agapito Iglesias, dueño de CODESPORT y ya empezaba a ser adjudicatario de varias obras de dicha plataforma logística, y de hecho en el año 2006, el Sr. Bandrés acabó como flamante presidente del Real Zaragoza, si bien cuando le pregunté en los Juzgados sobre este tema, me dijo que apenas conocía a Agapito.

¿Ven el lío?, ¿La relación?.

Pero ahí no queda la cosa, porque el Real Zaragoza entró en concurso de acreedores y no ha pagado la deuda con el triunvirato, y por tanto, todos y cada uno de los aragoneses estamos pagando como deudores solidarios esos cinco millones de euros.

“Pero ahí no queda la cosa, porque el Real Zaragoza entró en concurso de acreedores y no ha pagado la deuda con el triunvirato, y por tanto, todos y cada uno de los aragoneses estamos pagando como deudores solidarios esos cinco millones de euros.”

corrup-zaragoza-2

Una cantidad muy parecida al presupuesto de la comunidad autónoma de Aragón para becas de comedor en el año 2015.

Además el Real Zaragoza debía unos 30.000.000 € a la Hacienda Pública (o sea a todos nosotros), y sin embargo, en su día, dicho organismo público apoyó su convenio de acreedores permitiendo que el club de futbol continuara y no entrara en liquidación. La verdad es que jamás he visto en ningún concurso de acreedores, o empresa en apuros económicos recibir la más mínima ayuda por parte de la Agencia Tributaria, más bien lo contrario, porque normalmente les mandan un inspector a ver que encuentra.

Esto no puedo calificarlo más que de un trato de favor indigno e injusto (y lo siento por los zaragocistas de corazón), y Agapito Iglesias debería estar siendo investigado en serio para buscar donde tiene el dinero (que me dicen que fuera de la ribera del Ebro, que en el extranjero) pero me temo que esto tampoco va a ser, porque me dicen y me cuentan que es muy lioso, trabajoso e incluso engorroso.

Juzguen ustedes mismos… ¿Esto no huele a corrupción institucionalizada?

Deja un comentario