MIGUEL ÁNGEL BLANCO, UN EJEMPLO ESCOGIDO PARA HACER DAÑO

Esta semana Aragón Confidencial colgaba en Twitter el vídeo en el que la diputada de Podemos-Aragón, Amparo Bella, decía en referencia a Miguel Ángel Blanco: “tendría que haber mirado usted hacia atrás para ver si le iban a raptar” (sic).
El fenómeno se volvió viral de manera inmediata. Se recogió en multitud de medios y recibimos en pocas horas decenas de miles de visitas.

Miguel Ángel Blanco nos unió a todos, nos hizo ser valientes, nos hizo tener un referente común.

Todo lo que afecta a la memoria de Miguel Ángel Blanco nos moviliza a millones de españoles. Y la razón es muy sencilla: Miguel Ángel Blanco representa lo que la sociedad española fue capaz de hacer por una vez. Miguel Ángel Blanco nos unió a todos, nos hizo ser valientes, nos hizo tener un referente común. En tiempos de zozobra, de mediocridad y de conformismo, descubrimos que entre nosotros, la gente corriente, había héroes, forzados por las circunstancias, pero héroes a pesar de todo.

Usted, Sra. Bella, ha pretendido diferenciar “nuestras víctimas” de “sus muertos“.

Probablemente la señora Bella no buscaba causar dolor a la familia de Miguel Ángel Blanco de manera intencionada, pero lo ha causado, tanto a su familia como a millares de españoles. Y no sólo lo ha causado por descuido o torpeza, lo ha causado porque usted ha buscado de manera deliberada un ejemplo que divida a la sociedad. Usted, Sra. Bella, ha pretendido diferenciar “nuestras víctimas” de “sus muertos“. Basándose en un desafortunadísimo comentario del Delegado del Gobierno en Aragón sobre la muerte de una victima de violencia doméstica, usted se ha alineado con la razón de ser de su partido: nosotros frente a ellos.

Pues no es así, Sra. Bella. Las mujeres muertas a manos de sus maridos son víctimas de toda la sociedad. Las hay de derechas, de izquierdas y de centro. Las hay ricas, pobres y de clase media. Es un problema demasiado grave como para que ustedes lo tomen como un asunto propio y exclusivo.
Cuando el Sr. Alcalde mete la pata en sus declaraciones lo hace por error o torpeza. Cuando usted escoge la figura de Miguel Ángel Blanco como ejemplo lo hace por ser un concejal del PP, lo hace por ser una victima del entorno de ETA-Batasuna (con quienes ustedes comparten listas en el Senado)… lo hace, en definitiva, porque sabe que va a hacer daño. Todas las comparaciones son odiosas; pero cuando usted hace de manera deliberada una comparación como la que ha hecho no sólo está manchando la memoria de Miguel Ángel Blanco, lo hace también de las mujeres asesinadas a manos de sus parejas.
Al igual que las víctimas del terrorismo, las mujeres victimas de la violencia de sus parejas requieren memoria, dignidad y justicia, y ninguna de esas tres cosas van  a conseguirse con su proceder, señora Bella. Usted ha intentado crear división y politizar un asunto que no debe entender de ideologías.

Quizás ese sea el problema. Usted no parece capaz de entender que la mujer asesinada no es patrimonio de la izquierda, sino una vergüenza para toda la sociedad, del mismo modo que Miguel Ángel Blanco no es sólo un referente de la derecha, sin un ejemplo de lo mejor que España puede ofrecer.

 

Deja un comentario