PUES NO LO ENTIENDO

Pues no lo entiendo, me comentaba el otro día un amigo. Otras elecciones más. Hemos vuelto a sentirnos parte importante en la gestión, en este caso, de nuestras Comunidades Autónomas, de nuestras ciudades, de nuestros pueblos… Y en efecto, así lo ha sido.

Esta vez hemos querido ampliar nuestras opciones y en unos casos dar un voto de castigo mientras que para otros, ha sido de apoyo. Desde entonces, estamos pendientes de las noticias sobre pactos, acuerdos, apoyos… que logren plasmar lo que hemos decidido los ciudadanos con nuestra elección.

Pues no lo entiendo, seguía insistiendo. Pero las elecciones, además de a los políticos que nos van a regir los próximos años, también afectan a nuestro bolsillo. Si, aunque parezca extraño, y aunque no sean las “hermanas mayores” – las elecciones generales – , afectan a nuestro entorno económico, y por lo tanto afectan a nuestros ahorros.

Pues no lo entiendo, murmuraba. Pero la relación, a corto plazo, la podemos ver fácilmente. Cualquier euro que tengamos en bolsa, en letras del tesoro, fondos de inversión, de pensiones, o en cualquier otro producto de ahorro, habrá reflejado los movimientos que, como consecuencia del resultado de las elecciones, han tenido los mercados financieros.

Las bolsas han recortado en casi todos los casos, y la famosa prima de riesgo en nuestro país, ha subido por encima de los 130 puntos básicos, que es una manera horrorosa de decir que para financiarnos en España debemos pagar a quien nos preste dinero al menos un 1.3% más que si fuésemos alemanes.

Y todo esto se traduce en que, insisto a corto plazo, el dinero que tenemos guardado, tras no pocos esfuerzos (y con el permiso del ministro Montoro) es, posiblemente, algo menos que antes de la cita electoral.

“Y todo esto se traduce en que, insisto a corto plazo, el dinero que tenemos guardado, tras no pocos esfuerzos (y con el permiso del ministro Montoro) es, posiblemente, algo menos que antes de la cita electoral.”

Pues no lo entiendo, comentaba con evidentes muestras de enfado. Una de las peores cosas para la buena evolución de los mercados financieros es la inestabilidad. La fragmentación del voto augura gobiernos frágiles. Y más teniendo unas elecciones generales a fin de año.

Por otro lado, el momento de la economía española es francamente bueno (el mejor de Europa) y los mercados deberían seguir reflejando la mejoría de los beneficios empresariales, al menos hasta las generales. Los sectores más afectados por esta incertidumbre son los regulados: eléctricas, bancos y concesionarias. Algunas de ellas podrían ver peligrar contratos en curso, aunque estos suelen ser a muy largo plazo y difíciles de romper.

Desde el exterior nos lo avisan; los británicos del Barclays dicen que lo más importante será comprobar la política de pactos que siguen los cuatro grandes partidos. Y dicen que “las coaliciones pueden acarrear un alto coste político”.

Los expertos del Banco Holandés ING comentan que “la incertidumbre en las próximas semanas es particularmente preocupante en un país muy dependiente de la inversión extranjera”. Desde el otro lado del atlántico para JP Morgan “España ha perdido su estabilidad política en el futuro predecible”, mientras que Morgan Stanley dice que si esta tendencia de fragmentación política continúa en Europa “impactaría al euro en el largo plazo”.

Y la famosa agencia de calificación Moody´s, aunque no prevé un cambio radical de la política económica tras las elecciones generales, si cree que “hay un riesgo de desaceleración en el ritmo de las reformas de la actual administración”

Pues no lo entiendo, como les importa tanto a los grandes inversores internacionales quien va a ser el alcalde de mi pueblo. Efectivamente les importa poco. Pero si a esta incertidumbre, en Madrid y Barcelona, le añadimos Grecia y el resto de las noticias, vemos que lo que hace es amplificar en nuestro país los movimientos internacionales.

“Pues no lo entiendo, como les importa tanto a los grandes inversores internacionales quien va a ser el alcalde de mi pueblo. Efectivamente les importa poco. Pero si a esta incertidumbre, en Madrid y Barcelona, le añadimos Grecia y el resto de las noticias, vemos que lo que hace es amplificar en nuestro país los movimientos internacionales.”

no-entiendo-2

No obstante, nunca olvidemos que a corto plazo es imposible saber que va a pasar en los mercados, y que por lo tanto, a la hora de decidir nuestra inversión solo podemos apoyarnos en plazos más largos, para buscar explicaciones.

Pues no lo entiendo, pero, ¿qué tengo que hacer? me preguntó. De momento tranquilizarte, y en segundo lugar dedicarle un poco de tiempo a revisar en que tienes esos ahorrillos invertidos. Con lo que cuesta apartarlos, bien se merecen un vistazo de vez en cuando. Si están bien en función de tu riesgo (de si puedes o no dormir por la noche cuando piensas en ellos) y de para cuando los vas a necesitar, no te preocupes. Pero – ya les aviso – estamos en un periodo de tiempo, que nos va a exigir un poco más de conocimiento financiero y de información.

Deja un comentario