“LENIN NO VENDÍA COMUNISMO, VENDÍA PAZ Y PAN. VENDÍA UNA SOLUCIÓN NO UNA IDEOLOGÍA”

¿Cómo es posible conquistar los principales platós de televisión si ni siquiera tener presencia en el parlamento? ¿Por qué ningún otro partido político cuenta con una plataforma de contenidos tan activa como la de La Tuerka? ¿Qué recursos empleó Podemos para atraer a sus primeros simpatizantes y mantener su compromiso en el tiempo?

Las claves del éxito de Podemos por fin al descubierto con los autores del libro: “El método Podemos”:

 David Álvaro García

Politólogo. Tertuliano en La Tuerka. Trabajó como coordinador online en la campaña de Rajoy 2011.

Enrique A. Fonseca Porras

Periodista. Consultor de marketing independiente. Trabajó como responsable de creatividad en la campaña de Rajoy 2011.

4

Después de otorgarle a un partido el mayor poder político de la democracia, un pequeño “absolutismo”, en tan sólo cuatro años cambia la situación política. La izquierda vuelve al poder en las grandes ciudades y en la mayor parte de Comunidades Autónomas. Dejando de lado la inacción o incumplimientos en determinadas políticas del Partido Popular… ¿El discurso que ha incluido Podemos en la escena política hace apenas un año, con una forma distinta de comunicar y trasladar mensajes que no estaban en la calle, ha hecho que el cambio político se haya acelerado?

David: Yo lo tengo muy claro. Pablo Iglesias, en una conferencia hace 3 ó 4 años, si no me equivoco en Zaragoza decía una cosa fundamental: ” El comunismo sólo funciona en situaciones de excepción. En situaciones de normalidad política fracasa.”

Estamos en un momento propicio para que un movimiento pseudocomunista, populista, anti-sistema funcione, ¿y porque?.

Por dos condiciones. La Ciencia Política te dice que el populismo funciona cuando se sale de las crisis. Cuando a una persona aún le va mal y a otro ya le va bien. Te dicen: “a ti te va mal porque a él le va bien” y también por la dejadez total y absoluta de mensaje del Gobierno de España. El PP no ha tenido una construcción histórica de lo que iba haciendo. Ha desaprovechado ocasiones únicas de explicar todo los esfuerzos que se han hecho. La gente no perdona el silencio, ese es el fallo del Partido Popular.

Y tras tres años de “silencio” del PP, de no saber explicar o no querer explicar el porque de esas políticas, de tanto esfuerzo de los españoles… llega Podemos. Podemos habla de un diagnóstico, de la “enfermedad que tiene un país”. Se venden como transversales, seducen al que jamás te votaría y encima lo dices en el “mitin del siglo XXI”, en los platós de televisión con máxima audiencia. ¿Funciona?

Enrique: No sólo funciona si no que ha funcionado. Realmente lo que entendemos por conservador o por izquierda, no son más que interconexiones que se han hecho de distintos colectivos, ideologías o grupos. Aquí asumimos que los que son partidarios del centralismo son de derechas, en EEUU no es así. El federalismo caracteriza a los republicanos, a la derecha. la democracia cristiana que aquí parece de derechas, en Italia es transversal. Lo estamos viendo ahora, han hecho dimitir a Zapata como Concejal de Madrid, el cual no tiene una actitud tan ultra-feminista que si que tiene la nueva Concejala de Cultura, que se define como feminazi. Ellos mismos se han unido entorno a una sensibilidad para recuperar los derechos. Estar en los medios ha sido lo que ha hecho que la gente les escuchen. Tu tienes que estar donde esta la gente, si la gente ve la tele o esta en Internet, tendrás que estar ahí.

11

David: Históricamente, los comunistas han tenido distintas opiniones de los medios de comunicación. Lenin de hecho, abogaba por eliminar todos los medios de comunicación porque lo que hacían es estar al servicio del gran capital y tienes versiones más modernas, cercanas a movimientos populistas de toda Europa, que te dicen que hay que aprovechar los medios de comunicación. Pero eliminando al mensajero. siendo tú el que lanzas el mensaje. Eso hicieron con La Tuerka, con una intención muy clara, que su mensaje – no presente en las televisiones mayoritarias – estuviera en Internet. Y la gente escuchara un mensaje totalmente distinto. Un mensaje basado en el populismo. Cuando hablamos de populismo, no lo decimos en el sentido peyorativo, si no sentido de la Ciencia Política, de los ideales de Ernesto Laclau y de la literatura “gramsciana”.

Ese mensaje, surge en el contexto de un “movimiento cinco estrellas” en Italia, Syriza en Grecia, UKIP en Reino Unido o el Frente Nacional en Francia.

España era un cliente potencial de una nueva formación populista y tenían la base, La Tuerka y los periodistas que habían seducido.

Al dar el salto al ruedo político, cada entrevista se la preparaban como un universitario antes de un examen. El todo o la nada. Ellos iban a un plato sabiendo que tenían que decir y que ideales defender.

¿El marxismo no solo es una filosofía política si no también puede servir como marketing a empresas o a políticos?

Enrique:  Si tu te lees a Friedman o Hayek, alguno de los autores liberales, te hablan de como gobernar. Cuando tú te lees a un autor marxista,  ellos no hablan de como gobernar si no de como llegar al gobierno. La revolución no es más que una forma de como llegar al gobierno, es marketing. La historia del marxismo es cientos de intelectuales investigando y trabajando sobre como desarrollar una estructura de marketing ganadora.

David: Además es más bonita la literatura marxista. Yo soy liberal, y leer a un autor liberal es denso, pesado. Sin embargo leer autores marxistas es literatura casi poética. Es amena de leer.

Enrique: Te hablan de las expectativas. Eso hace que sea bonito leerlo, aunque hay autores marxistas muy densos. El capital de Marx es infumable y sus políticas…[Risas]

7

Podemos es un producto de marketing. Hacen atractiva una idea con un mensaje claro que atrae a los votantes, pero solo hasta que lleguen al gobierno. ¿Y después…?

Enrique: El propio Pablo Iglesias lo dice, “Lenin no vendía comunismo, vendía paz y pan. Vendía una solución, no una ideología.

Si, pero esa solución se “vende”. Pero cuando llegan al gobierno y no se soluciona el problema, ¿qué pasa?. Es que yo compro vuestro libro porque me ha gustado el marketing y el mensaje que me “vendéis” pero es defectuoso, por ejemplo, y quiero devolverlo. Podemos no me da una garantía de devolución…

David: Has dado con una clave de todo esto. En política esa garantía de devolución son cuatro años después. Pero si que tienen una metodología marketiniana a largo plazo. Mira, un ejemplo muy sencillo que todo el mundo entiende… Ada Colau dijo el primer día que hay determinadas leyes que no va a cumplir, haciendo uso de la desobediencia civil. Es una estrategia de marketing brutal. Brutal, porque el origen de la desobediencia civil se encuentra en Thoreau, un intelectual liberal. Escribió un libro haciendo un alegato a lo mastodóntico que era el Estado y el acoso sobre el ciudadano para pagar impuestos. Ese es el origen de la desobediencia civil. Sin embargo, formaciones populistas como Podemos, ha logrado que la sociedad asimile la desobediencia civil a sus propuestas.

Hugo Chavez se llamaba a si mismo el padre del socialismo del siglo XXI y de la linea continuista de Simón Bolivar. Y Simón Bolivar era un liberal y se da una paradoja kafkiana. Karl Marx escribía a su amigo Engels, diciéndole que a Simon Bolivar había que aniquilarlo, quitarselo de en medio. Llega a decir en sus cartas a Engels, que Simón Bolivar es un producto de venta marketiniana. No tiene sentido, pero nos han hecho creer que si.

Y la forma de introducir mensajes en el discurso político, en el día a día… puertas giratorias, deuda, articulo 135, desahucios…

David: Las puertas giratorias es el ejemplo más claro… antes de que Pablo Iglesias se sentará en un plato de TV y dijera puertas giratorias, nadie en este país tenía la preocupación. No era un problema. Ellos no sólo te lo crean si no que te dan la solución. Dos ejemplos te ponen de puertas giratorias, Felipe González y José María Aznar. Dos ex-presidentes de Gobierno que acabaron en consejos de administración quince y diecisiete años después de dejar la Presidencia del Gobierno. Han creado una imagen muy sencilla que todos tienen en su imaginario colectivo.

Podemos tiene pensado el marketing, la estrategia, el mensaje… ¿Cuando pasara eso con un discurso liberal?

David: Ya ha sucedido. Margaret Thatcher es un proyecto de marketing liberal. Antes de Margaret Thatcher, la socialdemocracia británica pretendía incluso nacionalizar empresas. Sin embargo, años después de dejar de ser Primera Ministra, le preguntaron cual fue su mayor logro político. Ella contestó que Tony Blair. Porque logro que esa socialdemocracia que pretendía nacionalizar todo lo que veía pasará a una socialdemocracia con un liberalismo laxo y una socialdemocracia que algún liberal podría sentirse cómodo.

¿Y en España…?

Silencio.

Enrique: En Europa hay ahora un ejemplo muy claro de como no vender una idea política. Es el TTIP, un acuerdo que si lo piensas fríamente beneficia a las pequeñas empresas. Por fin una carpintería de Zaragoza puede vender sus productos en Nueva Jersey. Cosa que antes no podía. Antes solo podían las grandes empresas y multinacionales. Sin embargo la izquierda ha creado un discurso, posicionando el TTIP como un intento o conspiración de las grandes corporaciones para acabar con los derechos laborales. Una oportunidad perdida para los liberales de explicar ese tipo de políticas. No se ha creado ese discurso.

David: Nos queda mucho. En mi opinión la situación es más preocupante. Quien debería llevar ese proyecto liberal, una formación de centro-derecha, lejos de apostar por unos principios liberales lo que hace es cada vez caer más en las ideas de la socialdemocracia.

Enrique:  Ir a remolque.

 

 

 

Deja un comentario