Pedro Santisteve, alcalde de Zaragoza

EL ALCALDE DE ZARAGOZA SE ATRINCHERA SIN EXPLICAR LOS VIAJES DE ZEC PAGADOS CON DINERO PÚBLICO

CRÓNICA I por ÁLVARO SIERRA

“Señor Santisteve, está es la primera comparecencia que pide Ciudadanos en esta legislatura. El motivo es comprensible y más que razonable. Le pedimos que explique los gastos de esos viajes a Barcelona y A Coruña, y también justifique el gasto de 15,90€ en el bote de gomina”

Así comenzaba la portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Zaragoza, Sara Fernández,  su intervención para pedir que el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, explicara a los zaragozanos los viajes pagados con dinero público para acudir a mítines de los ayuntamientos del cambio con Ada Colau e Iñigo Errejón. 

En este inicio de comparecencia, varios concejales pensaban que el alcalde rectificaría de su actitud soberbia de los últimos días ya que todos los partidos pedían que el alcalde Santisteve explicará porque paga con dinero de todos los zaragozanos viajes de Zaragoza en Común, y algunos esperaban incluso que pidiera perdón.

“Ustedes venían a evitar viejos vicios, deponga ese estilo y reconozca el error señor alcalde. En política a veces hay que pagar estos peajes”, seguía replicando la portavoz de Ciudadanos.

Pedro Santisteve revisaba papeles con cierto aire de desdén y en el momento de su primera intervención se permitió el lujo de teatralizar a algún pedante y sabiondo filósofo griego que caricaturizan en alguna película.

El alcalde de Zaragoza, les pide a sus compañeros concejales que tomen papel y boli, “que lo van a necesitar”. Los quince minutos de intervención son una retahíla de expedientes de gastos de la alcaldía de Zaragoza desde que él es alcalde. Se aglutinan las cifras y los conceptos contables, “ticket por cafés de los escoltas, quedan 3 y se toman solo dos cortados”, ironiza mientras continua el monologo de expedientes.

Llega el momento de los “famosos” viajes a Barcelona y A Coruña, algún concejal aún confiaba en la explicación sincera del alcalde y el reconocimiento de su error por mezclar un viaje de partido con dinero público. Seguía el monologo de expedientes y nada de autocrítica.

“Esta es la respuesta que les doy. Ya ven que este gobierno responde”, matizaba el alcalde de Zaragoza en Común – en ese momento solo demostraba ser alcalde de su partido, ni rastro del alcalde de todos los zaragozanos que esperaban una disculpa o explicación -.

Las respuestas de los grupos dieron lugar a la contundencia verbal e incluso a la sorna o al vacile hacia el alcalde de Zaragoza. Carmelo Asensio de Chunta Aragonesista expresaba su perplejidad y expresaba su envidia, “le tengo envidia sana alcalde, por su abundancia capilar”.

“Cuando uno comete un error hay que ser más modesto, y es muy triste que no sepa entender la diferencia entre el partido y la institución”, decía Asensio mientras le recordaba que las facturas pagadas con dinero público, eran el motivo de esta comparecencia y no otra cosa.

Unas facturas de dos viajes que suman casi los 3.000 euros pagados desde la alcaldía e incluían el desplazamiento, el hotel y la manutención para varios concejales y asesores de Zaragoza en Común.

Volvía el turno de la portavoz de Ciudadanos, Sara Fernández. “Le he dicho que se explique. Ese es el motivo de la comparecencia, ¿no sabe lo que pedimos alcalde? Solo tiene que poner la radio o leer los periódicos para ver lo que pedimos.

La portavoz de Ciudadanos le explicaba la importancia de los gestos y le recordaba cuando sacaba banderas en el Ayuntamiento de Zaragoza por solidaridad como la bandera de Grecia, la saharaui o la del orgullo gay.

“No entendemos su reacción, justificando lo injustificable. Ha habido presidentes que les ha costado el cargo unos trajes, y también pretendían estar presentables” le recriminaba Fernández.

Javier Trivez del Partido Socialista, se dedicó a recitarle varios párrafos de “Camino” de Miguel Delibes. Un ejercicio de humillación al alcalde pero con un trasfondo entendible, así dice parte de la novela de Delibes que recitaba Trivez: “Seguramente, en la ciudad se pierde mucho el tiempo -pensaba el Mochuelo- y, a fin de cuentas, habrá quien, al cabo de catorce años de estudio, no acierte a distinguir un rendajo de un jilguero o una boñiga de un cagajón”

O la incomprensible falta de distinción del alcalde entre lo público y lo privado, entre un acto de partido y un acto del Ayuntamiento. “Sé que ya le incitado a la lectura, así que con esto termino señor alcalde”, decía el concejal socialista.

El portavoz de Zaragoza en Común, Pablo Muñoz, se acercaba al micrófono con aire defensivo al sentir como su alcalde estaba siendo herido por fuego enemigo popular pero también de aquellos que sustentan su gobierno. “Nos invitan porque ahora estamos a la altura de Madrid o Barcelona. Y esto de los viajes se conoce por el ejercicio de transparencia hecho por este gobierno. Todavía me acuerdo cuando se pactaban entradas para conciertos o juntas de distrito por aprobar los presupuestos”, declaraba Muñoz con gesto vengativo.

Era el turno del Partido Popular y comenzaba Sebastián Contín la intervención hacia al alcalde Santisteve, “¿a quién toma el pelo?, devuelva el dinero alcalde. No da la cara, salga de debajo de la mesa”. Las declaraciones del concejal popular eran irrelevantes para el alcalde pero el concejal Contín, continuaba: “¿usted es el alcalde o de donde ha salido? El Ayuntamiento no es una agencia de viajes. Podrían pedir disculpas y devolver el dinero”.

Sebastian Contín le contaba a Pedro Santisteve que si escribías gomina en Google, salía gomina alcalde de Zaragoza cerca de 90.000 resultados.

Y al termino de todas las intervenciones de la oposición, le tocaba explicarse al alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve y comenzaba con cierta ironía, “agradezco el nivel de las intervenciones”.

Lejos de pedir perdón e incluso explicar los gastos con dinero publico de los viajes de partido, Pedro Santisteve comenzaba a disparar contra los medios de comunicación por publicar los viajes y la gomina de 15,90€. “Gracias por hacerme famoso”, decía el alcalde mientras continuaba defendiéndose aludiendo a una “campaña en contra del nuevo municipalismo y democrático”.

El alcalde Pedro Santisteve se mostraba satisfecho al ver fortalecida su política por los acosos de la caverna mediática a los ayuntamientos del cambio. “Pueden seguir con los titiriteros, con Ribó, con Colau…”, decía Santisteve.

“Nosotros no somos funcionarios antipolítica como ustedes y yo no voy a entrar al trapo y dar explicaciones sobre los gastos. Es normal que pateen los pupitres porque no tienen argumentos contra este Ayuntamiento”, continuaba el alcalde Pedro Santisteve.

El portavoz del PP, Jorge Azcón, pedía la palabra en ruegos y preguntas pero Santisteve al cederle la palabra le comenta que no piensa contestar ahora, si no en el siguiente pleno, bajo la cara de sorpresa e incomprensión de Azcón.

La mejor explicación de lo sucedido y la sensación que ahí se vivía la definió el portavoz de Chunta Aragonesista, que sustenta el gobierno de Zaragoza en Común junto al PSOE. Carmelo Asensio comentaba en los pasillos del Ayuntamiento: “van a conseguir paralizar la ciudad. Esto es insostenible”.

Deja un comentario