Kennedy al teléfono

ARAGÓN Y SUS POLÍTICOS DE GESTORÍA

Estamos asistiendo a un espectáculo infame en la política nacional: dos individuos como Rajoy y Sánchez manejando su poder para solucionar asuntos propios. Tras ellos, las dos grandes gestorías políticas del país guardan silencio total o parcial, con presión nula o insuficiente para sacarlos del tablero que embarran y que nos embarranca a todos.

“Aragón; una tierra que no recuerda a un político que brillando aquí fuese impulsado al panorama nacional”

Mientras tanto en Aragón; una tierra que no recuerda a un político que brillando aquí fuese impulsado al panorama nacional, y no pudiendo olvidar aún a los que brillaron por circunstancias en Madrid y vinieron después a formar parte del teatrillo autonómico (Rudi) o municipal (Belloch); los actuales titulares de los dos grandes sillones continúan ocupados en sopapos fiscales o conflictos laborales.

 El Presidente de Aragón y el Alcalde de Zaragoza son dos cargos muy relevantes, por lo que del Sr. Lambán y del Sr. Santisteve se deben esperar actuaciones de alto nivel; lo que no significa elitistas, sino centradas en planos de acción que permitan que ocurran cosas que no podemos lograr los ciudadanos que no tenemos esos cargos. Para todo lo demás, ya estamos los demás.

La vida está llena de funciones simples y complejas, y son imprescindibles ambas. Para poder resolverlas con eficacia es para lo que nos dotamos de roles y responsabilidades diversas y no iguales. Tan absurdo es matar moscas a cañonazos como querer ganar guerras con matamoscas.

Para las funciones más operativas, en las que se requieren habilidades adquiridas y reconocimiento del terreno práctico que se pisa, hay unas organizaciones magníficas como son las gestorías; con profesionales competentes y eficientes, que hacen fácil y rápido lo que a cada uno nos parecería complejo y extenso.

Para las funciones más estratégicas, en las que se requiere visión global y capacidad de definir y planificar con largo alcance, es donde se requieren liderazgos y modos de pensamiento y acción de alto nivel, que acaban haciendo visible y posible para todos lo que aún no había sido visto, intentado o logrado por nadie.

 ¿A cuál de los dos grupos anteriores deberían pertenecer el Gobierno de Aragón y el Gobierno de Zaragoza? No tengo ninguna duda que al segundo grupo, y tampoco tengo ninguna duda que suelen comportarse como del primero.

En las campañas electorales podemos llegar a soportar a los candidatos políticos sus bailecitos, guitarradas, carreritas de coches, futbolines y frivolidades varias; pero una vez elegidos como consejeros delegados de las más importantes instituciones deberían dejar que las fotocopias, los cafés, los expedientes o las mediaciones las lleven a cabo los que saben, dominan el procedimiento y cobran específicamente para ello; porque no estamos para permitirnos el coste de oportunidad de que los estrategas no estén a la estrategia.

 Sí, ya sé que Vds. tienen la tentación de pensar que ellos podrían estar dedicándose a esos menesteres menores para disimular incapacidades en llevar a cabo los asuntos mayores que se supone que han venido a definir y resolver. Seguro que no es así… pero, no se preocupen, yo también caigo en la misma tentación de pensarlo.

Deja un comentario