CUANDO ZARAGOZA BUSQUE UN CEO, NO SE LLAMARÁ SANTISTEVE

Las mejores empresas y ciudades, grandes y pequeñas, en los lugares más avanzados del mundo en términos de gestión (management, para los del argot); ponen dedicación, tiempo y recursos para elegir al director general, alcalde, intendente, gestor, “jefe” o CEO (Chief Executive Manager) que pueda regir con más acierto estratégico y operativo los destinos y dinero de accionistas (anónimos y familiares) o ciudadanos; según hablemos de activos privados o públicos.

No es fácil elegir a un máximo ejecutivo. Es complejo estar seguro del desempeño que alguien tendrá, pero lo que no es difícil es definir las cualidades que debe tener: experiencia en gestión similar con éxitos demostrables, criterio y contactos para rodearse de los mejores en su equipo, foco en incremento del valor para todos los accionistas, o ciudadanos, sin preferencias.
“Se rodean de los suyos y no de los mejores”.
Los políticos piensan que los puestos se ocupan, no que se desempeñan. Los políticos con poder gustan de desplegar ideologías, en vez de ideas. Se rodean de los suyos y no de los mejores. Sienten que deben tomar partido para que los de su partido no piensen que han cambiado en el poder, y con ello suelen ser desleales al conjunto de la ciudadanía a la que representan.
El Sr. Santisteve es un caso más. Paradigmático, más allá de por su desafortunada actualidad de viajes y gominas, por su criterio y forma de hacer o no hacer, según los casos. Y con el agravante de que, en teoría, era uno de los “alcaldes del cambio” que, efectivamente, está teniendo lugar: pero a peor.
Me dicen quienes saben más de él que es un buen tipo, un hombre honesto y de trayectoria ecuánime; y así lo creo yo también. Pero no le llamaría nunca para un proceso de selección como CEO de Zaragoza.
Por su experiencia en gestión similar exitosa, desde luego que no. Ser el candidato de un archipiélago peculiar de opciones políticas, dada la naturaleza de los objetivos de algunas de ellas, sería una losa para su selección.
En cuanto al equipo, en el mejor de los casos un grupo de personas con buenas intenciones. Sin experiencia en nada parecido en responsabilidad, tamaño y naturaleza. ¿Se dejaría Vd. operar por Gandhi o Teresa de Calcuta? Pues eso.
” La inacción es alarmante y el comportamiento habitual es de lobby ideológico.”
Pero lo más insoportable de todo es el foco. Mi impresión es que ni se les pasa por la cabeza que son los gestores del bienestar de unas 800 mil personas, y que deben crear y actuar cada día para ello. La inacción es alarmante y el comportamiento habitual es de lobby ideológico.
La actuación en el conflicto de la huelga de autobuses es alucinante. Partiendo de la base de la enorme culpabilidad de los gestores anteriores que permitieron o favorecieron una licitación y sus circunstancias como las que nos llevaron hasta aquí, eso no es excusa para dar por buena una actuación que no pasa de sentarse en la mesa con los pies colgando durante una asamblea de trabajadores para una foto de gūay mientras le gritan “sí se puede”.
Es muy libre de pensar que la razón está del lado de los trabajadores, pero entonces que sea CEO de un sindicato o de un comité de empresa. Semanas y semanas de pérdidas de valor de bienestar para los accionistas ciudadanos le habrían descalificado para la función, si se hubiera “colado” en la selección.
¿No les da que pensar cuál es la razón por la que los trabajadores de servicios externalizados por entidades públicas quieran volver a ser municipales o dependientes directamente de la administración correspondiente? Sí, claro; por la calidad del servicio, ¿no? Por favor, la realidad es que les resulta más conveniente tener un interlocutor laboral más vulnerable, menos responsable, más manirroto, menos competente, más preocupado por sus intereses políticos que por el dinero de todos. Es así, que no nos cuenten historias, que no somos tan tontos aunque casi siempre lo parezcamos votando y no pidiendo cuentas de nuestros votos o afectos políticos.
“descaro político de la Sra. Colau, el patetismo intelectual del Sr. “Kichi”, o las incongruencias económicas de la Sra. Carmena”.
El Sr. Santisteve es un caso más del principio de incompetencia de Peter. Aunque, seamos justos; afortunadamente para los zaragozanos, no tiene el impresentable descaro político de la Sra. Colau, el patetismo intelectual del Sr. “Kichi”, o las incongruencias económicas de la Sra. Carmena. Porque somos una de las ciudades con “alcaldes para el cambio”; pero somos Zaragoza, sólo Zaragoza, y eso hace mucho tiempo que en España sólo suena a segunda división. ¡Qué pena!

3 comentarios en “CUANDO ZARAGOZA BUSQUE UN CEO, NO SE LLAMARÁ SANTISTEVE

  1. No puedo estar más de acuerdo. Para cuando políticos que nos cuenten no sólo “a donde van”, sino de “dónde vienen”. ¿O no se pide experiencia más que acreditada para cualquier trabajo?.

Deja un comentario