“LA NOVIA” EN LOS GOYA, UN FRACASO CON DINERO ARAGONÉS

De los doce Goyas a los que estaba nominada La novia, sólo ha conseguido dos.

Y yo, aunque no quiera parecer tan cruel como el estilista de Luisa Gavasa, me alegro.
Páginas y páginas en la prensa, horas y horas en radio y televisión hablando de las maravillas de una película que no aporta nada a la cinematografía.

Y yo me pregunto, ¿qué tiene de especial para el cine que una película la dirija una mujer? ¿y que sea aragonesa? ¿y que se base en una obra de un fusilado en la guerra civil?

La respuesta a esas tres preguntas es la misma: no aporta nada al cine. Una película ha de ser entretenida, que el espectador cuando gasta ocho euros en una entrada al cine salga del mismo contento por haber pasado una hora y media, o dos, o el tiempo que dure la pelicula disfrutando de la misma.
Una película se puede medir por su calidad artística o por su rentabilidad. Pero ni La novia es La juventud de Paolo Sorrentino ni El despertar de la fuerza de JJ Abrams. Es una película mediocre cinematográficamente, a años luz de las Bodas de sangre de Carlos Saura y comercialmente un fracaso. Según dice su productor, tiene un presupuesto de un millón y medio de euros . Según prevé Pau Brunet  habrá recaudado 710.000 / 730.000 euros.

¿Para qué va a buscar la rentabilidad económica una película que ha recibido tantas subvenciones?

Este dato, si la industria del cine compitiese en igualdad de oportunidades con el resto de industrias, sería un fracaso. Pero analicemos el faldón inferior del cartel. Nos encontramos con la participación de TVE, Ministerio de Cultura, Diputación de Zaragoza y Aragón Televisión. El apoyo de Eurimages (ayudas europeas a la coproducción entre al menos dos países miembros), el patrocinio de la Diputación de Huesca y de la Huesca Film Office y la financiación de los créditos ICO y de Crea.
¿Para qué va a buscar la rentabilidad económica una película que ha recibido tantas subvenciones?

Aunque la pregunta que debería responder Paula Ortiz es ¿por qué has cogido dinero aragonés, español y europeo y te lo has llevado para gastártelo en Turquía?
El caso de Paula Ortiz desgraciadamente no es aislado. En España y en Aragón, el concepto audiovisual suele ir ligado al de subvención. Y el concepto “subvención” suele ir ligado a falta de rentabilidad, mediocridad y lucro para unos pocos que compiten con una clara ventaja respecto a los que no obtienen -muchos porque no las solicitan- subvenciones.
Quizá el señor José Luis Archengueles nos pueda explicar en qué beneficia a la ciudad de Zaragoza el Festival de Cine de Zaragoza, con su presupuesto de 170.000 euros. Sí, amigo lector, en Zaragoza hay un festival de cine. Quizá sea la primera noticia que tengas al leer estas palabras, ya que ni beneficia a la imagen de la ciudad, con noticias a nivel nacional, ni siquiera a los ciudadanos de Zaragoza, que no se enteran de la existencia de un festival que indirectamente están pagando. Como muestra, este año hubo proyecciones en el Sánchez Punter y en Aragonia que no llegaron ni a los diez espectadores.

También podría aportar algo de luz Vicky Calavia, a la que Arame entregó su premio a la innovación y creatividad. La asociación de mujeres empresarias de Aragón premia a una señora cuyo modelo de negocio ni es innovador, ni es creativo ni genera puestos de trabajo, ni bienestar social ni nada.

Vicky Calavia es la responsable de ProyectAragón, un “innovador y creativo” negocio basado en proyectar producciones aragonesas, a los que les hace el “favor” de difundir su trabajo sin pagar, en lugares públicos que tampoco le cuestan nada y cobrar al ayuntamiento de Zaragoza y a la fundación CAI.

También es la autora del documental La ciudad de las mujeres, un documental con una subvención de 3.200 euros para el que pidió la ridícula cantidad de 2.800 euros en crowdfunding. Si hubiera planteado una distribución en condiciones, con una campaña de prensa de verdad, la cantidad de 2.800 euros (o los cinco mil de la subvención y el crowdfunding) la podría haber conseguido con un sólo patrocinador. Ahora bien, si el proyecto no tiene difusión, ninguna empresa lo va a patrocinar.

Aunque para una empresaria innovadora y creativa es mucho más fácil pedir subvención y crowdfunding que arriesgar su dinero.

Y es que los premios a la creatividad de ARAME tienen poco de creatividad. En 2013 lo ganó Leonor Bruna, directora de la escuela de cine Un perro andaluz, una escuela que imparte cursos de dos días al mes, cuatro horas por clase. En total, los alumnos reciben ocho horas lectivas al mes de clase. También está patrocinada esa escuela por el ayuntamiento de Zaragoza. Y con colaboraciones de otras entidades públicas o que viven del dinero público: Aragón TV, Fundación CPA Salduie, Fimoteca de Zaragoza, Instituto Aragonés de Fomento…

¿Qué puede aprender un alumno con tan pocas horas de formación? Sobre cine, nada o casi nada. Pero pueden aprender a cómo vivir de las subvenciones: uno de sus colaboradores es el Festival de Cine de Zaragoza y entre su profesorado están Leonor Bruna, Vicky Calavia y Paula Ortiz.

7 comentarios en ““LA NOVIA” EN LOS GOYA, UN FRACASO CON DINERO ARAGONÉS

  1. Hola soy de Huesca y me parece un artículo vergonzoso e indigno de un buen aragonés. Si ya se nos hace poco caso en España y encima hay gente que critica lo nuestro, apaga y vámonos.

    1. Ser buen aragonés no consiste en dar la razón del tonto. En esta región todo se ampara en la escasa publicidad que te de el Heraldo y la clonadora ATV. Y dale qud te pego al mandil…

  2. El “buen aragonés”, puede -que no debe- estar orgulloso de aquello que lo merece. Trincar pasta de todos porqueyolovalgo no es hacer cine. Es vivir del amiguismo y del cuento.

  3. Qué coño es ser un buen aragonés? Qué clase de lenguaje es ése? Rodar en Las Bárdenas o en los Monegros habría sido mucho más sensato por parte de la directora. El resultado habría sido el mismo: MALO.

  4. este artículo solo ha podido ser escrito por una persona ignorante, mal intencionada o simplemente estúpida. Contiene tantas incorrecciones y mentiras que no se por donde empezar. Por ejemplo, la película solo ha invertido tres días de rodaje en Turquía a cambio de cinco semanas y media en Aragón, donde ha dado trabajo a mas de 150 personas y donde ha gastado bastante más del dinero invertido por las instituciones aragonesas. Solo por esta vuelta del dinero y generación de puestos de trabajo asi como la aportación a servicios como hostelería ya merecería la pena como incentivo al movimiento de la economía aragonesa, pero no son esos los únicos beneficios. La película se esta viendo en toda España y en bastantes países del mundo con lo que genera eso de promoción de estas tierras. Una puntualizacion ni Aragón tv ni TVE subvencionan, ambas compran los derechos de antena y por mucho menos dinero que otras películas por cierto.
    Otra mentira más, “el fracaso” del que habla su titular no es tal por mucho que lo desee. La película lleva en la actualidad recaudados más de 850.000€ que si tuviese alguna idea de lo que implica en cine para una película de 1.500.000 de presupuesto y se hubiese informado de cuales son las partidas que componen ese presupuesto y lo que implican (es decir si se hubiese informado mínimamente de lo que habla antes de verter todos sus prejuicios) sabría que lleva más de 300.000 € de beneficio a repartir entre cines, distribuidores y productora. La película sigue en el cine y espera seguir por un tiempo aumentando esta taquilla.

    En cuanto a las subvenciones debería saber que la industria del cine es una de las industrias menos subvencionadas de todas las que subvenciona el estado español. Como por poner un ejemplo la automovilística o la agricultura. Y es una de las más rentables: por cada euro que le da de subvención devuelve dos al estado sin contar la cantidad de puestos de trabajo que genera o ayuda a otros servicios que he contado antes.

    Podría seguir hasta el infinito demostrando su ignorancia en todo lo que escribe, pero me empiezo a agotar y siento que va a ser como hablarle al viento. Lo único que no quiero dejar de resaltar es su alarmante analfabetismo al reducir la figura y talla de un maestro y clásico como Federico García Lorca, estudiado en todos los institutos de España y en las universidades de todo el mundo a: un “fusilado en la guerra civil”…

Deja un comentario