NO HA SIDO UN VERANO AZUL EN NUESTRAS CARRETERAS

2016: treinta accidentes. Un 15% más que en 2015

2016: treintaicuatro muertos. Un 10% más que en 2016

Seguro que a muchos de vosotros os suenan estos nombres:

N-232 desde Gallur a Fuentes de Ebro y Alcañiz.

N-330 en Monrepós hacia el Pirineo

N-II desde Alfajarín hasta Fraga…

Estos tres tramos carreteros aragoneses son los que más siniestralidad concentran y donde más accidentes y víctimas mortales se producen.

No son datos ni para frivolizar ni para crear estériles polémicas al respecto. Cuando de lo que hablamos es de vidas humanas, de familias rotas, de proyectos truncados, no vale el tirarse los trastos a la cabeza.

En el 2014 la DGT lanzaba una campaña en la que nos recordaba la parte de responsabilidad que como usuarios de las vías nos corresponde, pero me temo que en este tema como en tantos otros las aristas y los puntos de enfoque son múltiples.

¿Que los conductores, ciclistas y peatones tenemos que seguir poniendo más atención a la conducción y más respeto a las normas y otros usuarios? Desde luego.

¿Que las fuerzas y cuerpos de seguridad deben seguir comprometiéndose para no dejar impune al infractor y apoyar la seguridad en nuestras vías por encima de afanes recaudatorios? Yo lo firmo.

¿Que la antigüedad y mantenimiento de los vehículos incide de forma directa en la seguridad vial? Pues claro, aunque las economías de las familias no estén para muchas alegrías.

¿Que el estado de las vías y la mejora de las infraestructuras se ha paralizado en los últimos años? No hace falta más que viajar por las carreteras aragonesas para corroborarlo.

Se habla de desdoblamientos de carreteras cuando hay autopistas en paralelo infrautilizadas: la AP-68 y la AP-2

Tenemos autovías como las del Alto Aragón eternamente acabándose… y otras que ni siquiera están proyectadas como la del Bajo Aragón.

Mientras tanto aquellos que sí pueden hacer que la siniestralidad en las carreteras aragonesas disminuya siguen peleándose por sillones y nombres, por parcelas de poder, por políticas de ¿progreso?, o por el inmovilismo.

Y es que hay temas, como el de la seguridad vial, en que el acuerdo entre diversas fuerzas beneficia a todos: ¿lo veremos?

Deja un comentario