QUO VADIS MAYTE PÉREZ?

La demagogia, el sectarismo, la propaganda y la provisionalidad parecen haberse instalado en el departamento de educación del gobierno de Aragón

Desde que Mayte Pérez tomó hace algo más de un año las riendas de la educación aragonesa no ha habido respiro informativo. El protagonismo, para mal, que está teniendo esta consejera está empezando a ser un grave obstáculo para el desarrollo de la educación en nuestra comunidad.

Esta misma semana iniciaba la consejera un intento de lavado de cara ofreciendo en sede parlamentaria diálogo, apertura y acuerdo en pos de un pacto aragonés por la educación.

No dejan de ser más que fuegos de artificio después de los frentes que ha ido levantando en tan poco tiempo.

“Se ha enfrentado con las familias limitando sistemáticamente la libertad de elección de los padres”

Se ha enfrentado con las familias limitando sistemáticamente la libertad de elección de los padres; se ha enfrentado con trabajadores de entidades de economía social que promueven colegios como el Ánfora en Cuarte de Huerva; se ha enfrentado con el colectivo de los profesores de religión ante una orden que ha sido suspendida por el Tribunal Superior de Justicia de Aragón…

No es normal que el diálogo al que apela la consejera acabe siempre ante un juzgado y tampoco es casualidad que los jueces estén fallando (en este caso, permítanme la broma, ‘acertando’) a favor de las familias, trabajadores e incluso ante la Iglesia y los profesores sobre las horas lectivas de la asignatura de religión.

Los hechos hablan por la señora consejera y el margen que tiene cada vez es más estrecho. Si lo que quiere es expropiar todavía más el derecho que la constitución asiste a las familias para dar la educación que estimen a sus hijos lo está consiguiendo a pesar de los reveses judiciales que ya está teniendo.

Bien haría el Sr. Lambán en dejar de pensar en sillones y cambios de cromos con Pablo Echenique y comenzar a poner orden en el gallinero en el que se ha convertido la gestión de la educación en Aragón.

Deja un comentario