NO ES MI LIBRO, ES EL DE TODOS LOS ARAGONESES

Los más adultos de Vds. recordarán una famosa entrevista televisiva de Mercedes Milá a Francisco Umbral en la que éste hacía referencia a que él estaba ahí para hablar de su libro; conminando a la periodista a que centrara el diálogo en el libro que el escritor acababa de publicar, o se marchaba del plató.
Algo menos de un año ha durado mi afiliación al partido político Ciudadanos en Aragón, del que me he desvinculado recientemente tras haber sufrido un acoso continuado; que ha culminado con un vengativo, irregular e injusto expediente disciplinario junto a unos 35 afiliados que habíamos denunciado reiteradas prácticas irregulares en Ciudadanos Aragón.
Si está tentado de dejar de leer estas líneas temiendo que “éste va a hablarnos de su libro”, por favor no interrumpa la lectura por ese motivo porque no lo voy a hacer. No quiero valerme de esta atalaya de libertad y comunicación que se me brinda para nada que pareciera un ajuste de cuentas con un grupete de sátrapas. De lo que quiero hablarles es de que las lamentables actitudes que campan en este falso nuevo partido, cuyo ideario y estatutos mancilla con perseverancia la Sra. Gaspar con la imprescindible ayuda del Sr. Casañal y el Sr. Juste, entre otros; no son “mi libro” sino también el suyo, el nuestro, el de todos los aragoneses.
 “los trapicheos y prácticas antidemocráticas en una organización política aragonesa son renglones torcidos en el libro de todos los aragoneses.”
Igual que la libertad de un medio de comunicación no es sólo un valor para sus lectores o periodistas, sino para el conjunto de la sociedad; del mismo modo que la independencia y rectitud del tribunal de un partido judicial no son ajenos a la libertad de los habitantes del partido judicial vecino; los trapicheos y prácticas antidemocráticas en una organización política aragonesa son renglones torcidos en el libro de todos los aragoneses.
La sociedad española en general, y la aragonesa en particular, mantienen algunos tics que coartan su evolución democrática y restringen notablemente su libertad. Y uno de ellos tiene que ver con eso de “mientras que a mí o lo mío no me lo toquen…
Sepa que los tocones que hoy manoseen los derechos de otros y se sientan impunes mañana le meterán mano a Vd. Hoy se manipula un censo y se mercadea con favores de partido y mañana, si hoy todos decidiéramos mirar hacia otro lado, ese alguien indeterminado podría acabar manipulando licitaciones públicas, favoreciendo amiguetes desde la Administración, amañando subvenciones públicas o cualquier otra variedad del nauseabundo arte de usar para el beneficio propio lo que es de todos.
“la cabra tira al monte siempre que los ciudadanos cabreros no hagamos los deberes de confinarla en el redil”
Porque la cabra tira al monte siempre que los ciudadanos cabreros no hagamos los deberes de confinarla en el redil, de guiarla por la cabañera de la exigencia del respeto a nuestros derechos y libertades; en cualquier ámbito, por aparentemente nimio que resulte.
¿Dejarían Vds. a sus hijos al cuidado de un niñero o niñera por el simple hecho de que estos cuidadores vistieran la bata de la empresa dirigida por un señor que les resultase confiable, hablase bien y se apellidase Rivera? ¿Acaso no pedirían referencias exhaustivas de los cuidadores y de cómo llegaron hasta ahí para pretender dedicarse al cuidado de sus hijos? ¿Acaso no se horrorizarían si hubieran sido rechazados por incompetencia en sus trabajos anteriores en empresas del mismo ramo? Pues bien, el voto es como el hijo de cada uno; y cuidar el destino de nuestros hijos y nuestros votos es la mejor manera de mejorar la sociedad del futuro.
Créanme si les digo que sé lo que es echar de menos un buen jamón serrano. Pero por mucho que sea enorme la C (de Calidad…?) escrita en un paquete de supuesto “embutido selecto” que les ofrezcan; no dejen de comprobar antes si lo que les quieren colocar es chopped podrido, no vaya a ser que acaben con gastroenteritis por ingesta de supuesto Jamón de Teruel.

5 comentarios en “NO ES MI LIBRO, ES EL DE TODOS LOS ARAGONESES

Deja un comentario